Ponencia realizada en el 2013. Universidad Politécnica Salesiana Quito. Congreso Internacional de Educación Razón y Fe.

SIMPOSIO RAZON Y FE

EL ESPIRITU DE LOS DOGMAS

Víctor Iza Villacís [1]                                                                         

Universidad Politécnica Salesiana, Sede Guayaquil, Ecuador

ENSAYO

TÍTULO

EL ESPIRITU DE LOS DOGMAS

 

INTRODUCCIÓN

 

Montesquie 1748 (Montesquieu, 2013), allá por esos años en que era imposible pensar por sí mismo sino en circunstancias de mucho poder o en la clandestinidad se atrevió a ENSAYAR, de su iniciativa aparece este hermoso instrumento que nos ayuda a dar a conocer nuestros sentimientos, ideas y pensamientos; no siempre tan claros o llenos del profundo sentido del positivismo y la sistémica ciencia, pero que detrás de él deja entrever los cuestionamientos que en algún momento dado permitirán construir algo que acerca por lo menos una milésima (si es que se pudiera medir) a la búsqueda incesante de la humanidad con respecto a la verdad.

 

Razón y Fe

¿Qué razones quitan la FE? ¿Qué razones existen cuando solo queda la fe?

Creo que a veces asalta varias confusiones cuando se usan estos términos y cuando hay confusión es difícil que la comprensión se proyecte por entera, salta a la mente pero no la ilumina por completo, por eso quiero resaltar los tantos sinónimos y componentes que hay detrás de cada palabra:

Razón: intelecto, inteligencia, mente, pensamiento, conocimiento, entendimiento, juicio, discernimiento, cordura, prudencia, sensatez, seso, madurez, estudio, raciocinio,  entendimiento, madurez, experiencia concreta, medible, entendible, comprobable,  filosofía, estado, ateísmo, comunismo, marxismo, positivismo, evolución

Fe: Iglesia, creencias, teísmo, puritarismo, moralismo, conservadurismo, dogmatismo, progresistas, teología, ideología, religión, congregaciones para la fe, fanatismo, certificación, juramento, votos, promesa, compromiso, palabra,  testimonio, fidelidad,  ofrenda, certeza, certidumbre, seguridad, confianza, convicción, convencimiento, esperanza, oblación, bondad (buena fe). (Español, 2013)

Es en este enjambre de términos donde trata de ponerse de “a buenas”, de confluir en un ambiente de paz, de trabajar en conjunto, o de una vez decirse que ni una ni la otra tienen anda que ver, cosa final que pasa a ser un elemento anacrónico cuando el universo grita interdependencia. He aquí la primera presunción de este Ensayo, como lo dice Morin (Edgar, 2006), “lo hemos pensado todo de manera parcializado que creemos que todo está separado”, y sin embargo todo tiene una simbiosis especial, una sinergia inmediata e ilimitada, todo converge en lo que se manifiesta como tal incluso aquello que no tenemos certeza, y recuerdo en este momento a mi profesor de filosofía que nos decía: “y tú crees que algo no existe solo porque no lo has visto”, y yo me decía:  “empieza a creer que hay cosas muchos más grandes que tú que  tampoco saben que existes, por lo tanto, si dependiera de ellos. Tú, aquí, en este mundo no habitarías, no serías, no fueras”.

El pensamiento es limitado, el conocimiento es limitado, la fe es limitada, todo nuestro ser es limitado, creemos alcanzar ciertas verdades a través de un método, de un estudio, de un proceso, para todo generamos modelos de gestión, de perfiles, de desempeños.  Creamos tantas cosas a través de nuestra limitación, justamente para eso, para limitarnos, para decir hasta aquí no más puedes avanzar, ese otro lado es de otra ciencia, y tú, tú no eres nadie en ese campo. Entonces aparece la siguiente presunción: la negación, una negación aprendida, innecesaria pero que en el mundo de la ciencia es necesaria. Gradúate, ese es el objetivo, y los niños que van a la escuela se aburren ahora más temprano que antes porque seguimos fragmentando el pensamiento en horarios, actividades, les robamos los sueños (eso es lo que yo llamaría FE) les enseñamos a competir, a juzgar, bueno, malo, cara feliz, cara triste o mejor no te la pongo para que sientas indiferencia. Cambiamos los métodos pero no el Sistema. Creemos que tenemos RAZÓN. Solo porque detrás hubo una hipótesis, una síntesis y una tesis, que se baja la mayoría del internet porque nos gusta repetir lo que otros han dicho para darle sustento a nuestro pensamiento, como estamos en el campo de la negación, entonces necesitamos aprobación, eso es lo que hace la ciencia, que nos sintamos aprobados, que tengamos certificaciones, para que tenga la CERTEZA (y tengan fe) de que  sabemos y manejamos el asunto, el tema. Qué es válido, por supuesto, nadie debería operar un cuerpo sin saber medicina. Es el sistema, él es el perverso. Luego la universidad, la tesis, la maestría, el PHD y la típica frase: “no me he quemado las pestañas para ganar esa miseria”.

Y aquí mi tercera presunción, nos hemos olvidado de lo que nos apasiona, de lo que amamos de lo que soñamos cuando niños.  De lo que queríamos que nos hiciera felices, y entramos en el sistema, el de la sobrevivencia, el de las finanzas que manejan el sentido de la vida, pues buscamos la empresa, el auto, el departamento, mientras más alto mejor, porque el orgullo se esconde incluso en las falsas obras generosas y altruistas. Y perdemos nuestra esencia, (nuestra fe) la abandonamos, y este es el primer abandono, no de la creencia en un Dios tridentino, poderosos, desafiante, de los ejércitos, salvador. Abandonas la vitalidad que Dios nos dio para transforma la vida y el mundo. Su fuerza, y lo sabemos, muy dentro sabemos que hemos traicionado, como un judas a nuestro Señor que nos apasiona y nos ama en nosotros mismo, y nos perdemos en el boque buscando el árbol y la rama que nos consuele para luego suicidarnos en el sinsentido de la existencia pensando que hacemos el bien porque cumplimos un rol, una profesión, o tenemos trabajito.

Para rescatarnos entonces de este infinito dilema, para devolvernos la “fe”, aparece in cúmulo de dogmas, ritos, estructuras, jerarquías, con cientos de acciones devotas que nos convencen de que el pecado esta en nosotros, incluso desde la concepción, ya que es original y si es original ¿por qué todos lo tienen?, no es que somos únicos e irrepetibles. Y empezamos un camino de la mano de nuestros padres, que habitan en esa programación y seguimos ritos, incluso hasta esperar nuevamente la llegada del paráclito quien nos hará testigos. Para muchos esa fue su última eucaristía, y otros, si deciden casarse” por la Iglesia, a través de otro rito donde les piden el papel, se aparecen donde el párroco para que les dé un curso express y puedan continuar con la prescripción del dogma. Una cuarta presunción es que hemos perdido el rumbo, no sabemos dónde está la fe, se fue a otro lugar o nunca estuvo allí, se quedo en ese hombre que soplo dejando su Espíritu, que de seguro es más libre que nosotros y vuelva y se posa donde quiera.

Po suerte habido grandes hombres, humildes, sencillos, valerosos, donde la razón y la fe hicieron simbiosis, no se dieron por científicos, o descubridores de cosas, no se dieron de obispos, o canónigos, simplemente comprendieron las palabras del Maestro (RAZON= comprender) y las pusieron en práctica, las vivieron, se apasionaron con ellas, e incluso dieron su vida, se ofrendaron, amaron (FE=vida)

Mis preguntas que encabezaron el cuerpo del ensayo fueron estas: ¿Qué razones quitan la FE? ¿Qué razones existen cuando solo queda la fe?

Yo creo que no hace falta hacer una lista interminable, un buen intérprete y lector como Ud. Ya lo tendrá claro, si no hay amor de verdad en la vida, hasta ser capaz de amar al enemigo y dar la vida por el amigo, no hay Fe, aunque se sea un erudito. Y para la segunda pregunta tengo una respuesta: Incluso el erudito algún momento se pone de rodillas o cierra sus ojos dando gracias a la vida.

 

Bibliografia

Edgar, M. (2006). El Método . Madrid: Catedra.

Español, D. (06 de junio de 2013). Sinonimo.es. Recuperado el 06 de junio de 2013, de www.sinonimo.es: http://www.xn--sinnimo-n0a.es/sinonimos/razon.html&search=1

Montesquieu. (06 de junio de 2013). Monografias.com. Recuperado el 06 de junio de 2013, de http://www.monografias.com/trabajos33/espiritu-leyes-montesquieu/espiritu-leyes-montesquieu.shtml

 

[1]Licneciado en Ciencias de la Educación especialidad ciencias religiosas, Docente de la Unievrsidad Politécnica Salesiana, Area de Razón y Fe.  viza@ups.edu.ec

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website