Cada vez que caminas, cada momento en el cual percibes la existencia, es el momento adecuado para sentir que estás vivo. No es fácil, porque es necesario estar despierto, pero solo basta darse cuenta, observarse, calmarse y despertar, es como un rayo de luz que deslumbra y te deja ver nuevamente de que estás hecho. Este rayo de luz, en algunas religiones se lo llama iluminación. Sin embargo permanecer en el es un proceso en el cual ingresa la “gracia” para los católicos significa permanecer en la presencia de Dios, tratar de cumplir su voluntad.

A lo que voy es que este espacio de tiempo, para el cual no es necesario un prolongado retiro o discernimiento, aunque eso ayuda muchisimo, te debe lleva a abrir una perspectiva de transformación, es decir que empieza tu vida a tomar sentido en el momento en que descubrers que estas hecho para algo, el momento en el que empiezas a descubrir la mision de tu vida (lo llaman vocación también).

Cada vez que caminas y estas despierto puedes ver con nuevos ojos la vida que se presenta sin ningún prejuicio o creencia frente a ti.

Leer el libro de luciano es una experiencia magnífica…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website