Reflexiones desde GUARDINI

La formación humana

Durante mucho tiempo he brindado cursos de desarrollo humano y leyendo a Guardini me he dado cuenta que he descuidado algo muy importante, este hecho que a mi manera particular de ver me parece magnifico entablar una relación íntima desde el yo potencializado con el otro que puede potencializar-se a sí mismo y potencializarme. Es decir la relación me hace crecer en todos los aspectos.

Pero esta relación no nace si no en una relación mayor que lo sostiene al hombre, Dios mismo que entra en relación con el hombre en cada persona humana de manera intima para potencializarlo. Con razón dice Gabriel Marcel: “Lo más profundo que hay en mí no procede de mí.

Según Guardini “El hombre se encuentra esencialmente en diálogo” citado por (López) ¿por qué es consciente de este acontecer en sí mismo? Según Ebner porque habita en la palabra y esa palabra lo hace consciente de la necesidad de comunicarse, Guardini en cambio habla del desprendimiento que solo da en el poseerse a sí mismo en la verdad. Por lo tanto en la relación alcanza un nivel de profundidad espiritual en el lenguaje que no si no la capacidad de entrar en diálogo. El problema que aparece aquí es entonces que es vivir la verdad, para Guardini no es otra cosa que autoconocerse a sí mismo, autoposeerse, dice: “si alguien niega a la persona niega también la verdad”. Hay una interesante posición hermeneútica que por un lado busca vincular al ser a la verdad pero al mismo tiempo no la poseemos o no vivimos en la verdad porque el sujeto no se auto posee a si mismo de manera consciente todo el tiempo, sería una tensión que rayaría en la perfección, por eso la persona humana al vivir en la verdad no necesariamente debe estar pendiente de sus actuaciones sino que naturalmente se habitúa a entrar en diálogo desde la verdad, lo que sería a mi modo de ver  como una “inocencia transparente” que lo vincula de manera fraternal al encuentro con el otro. Me recuerda estas palabras: Behold, I send you forth as sheep in the midst of wolves: be ye therefore wise as serpents, and harmless as doves. (Mt. 10, 16) ¿Qué significa entonces ser astutos si estamos en medio de lobos? La respuesta desde Guardini a mi interrogante se funden en estas palabras: “Para aquel de quien se ha apoderado el espíritu, (astucia que no se basa en la “viveza frente al otro sino en este despertar), el otro se muestra abierto. (no depende del otro mi apertura, sino de mí mismo como un acto de auto posesión). En el estado profético, el interior y el exterior se resuelven en pura presencia, sin que por ello quede afectada la dignidad de la persona (Guardini 131). Nadie puede obligar a otro a la apertura de sí mismo al diálogo, es una construcción personal de total libertad y autonomía. Así lo expresa López “Si compartes conmigo este ideal,  (de realización del ideal de la unidad), te abres a mí, me ofreces tus posibilidades creativas, enriqueces mi vida personal. Y yo te correspondo. Nunca conoceré el secreto último de tu persona, ni lo deseo, ni lo necesito, pero sabré que ambos estamos creando un campo de juego donde nuestras vidas se hacen transparentes…” (López 106)

Esta expresión de Cristo “yo os envío como ovejas en medio de lobos” no significa que los otros no tengan esa posibilidad de abrirse o de creativamente entrar en diálogo con el proyecto humanista de Cristo (por ponerle un nombre). Propone en quien escucha su mensaje, es decir en quien habita en la Palabra, o quien ha hecho esta apertura, el hecho que pueda posibilitarse incluso a “amar a sus enemigos” (Mt. 5, 43) “dar la otra mejilla” (Mt. 5, 39) “vestir al desnudo” (Mt. 25, 36) “perdonar a los que nos ofenden” (Mt. 6, 12) situaciones de un diálogo en otras dimensiones un diálogo que para Guardini es un “salir de sí mismo” un “desprendimiento total”. Por eso la expresión a la cual hago referencia de Cristo se convierte en un “mandato” a entrar en diálogo, a generar apertura. No es un enfrentamiento como se podría pensar a priori, es justamente este “entrar en diálogo” en el punto de vista personal con aquellos incluso que no han descubierto este aspecto importante del ser humano que es habitado por el espíritu, o que incluso sabiéndolo, en un acto “egoísta”, no se integran a este “ideal de la unidad” que también se manifiesta en la oración al Padre de Cristo “para que todos sean uno. Como tú, oh Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.” (Jn. 17, 21).

Por otro lado habrá que comprender que el hombre en su intento de descifrarse  comprende que su existencia es un misterio. Un misterio que se expresa en que el pensar y el querer infinitos de Dios se expresan en mí ser finitos. Esto según Guardini genera una trayectoria un camino para salir de sí en un sentido más pleno de la existencia. Es como un vaciarse en ese infinito amor para llenarse de sentido por la humanidad que al “desbordar” da a conocer y entra en vinculación con los otros seres humanos, en una relación yo – tú que rompe convencionalismos de utilitarismo.

No nos queda sino el recogimiento, la ascesis, la reflexión profunda frente a nuestro ser finito y bajo, frente a lo insondable, maravilloso e inconmensurable que nos sostiene y nos vincula, este acto reflejo provocaría comprender el nivel 4 donde se instaura un estado de encuentro entre Dios y el Hombre que en la Revelación Cristiana recibe un nombre venturos de: Paraíso (López 115). Que no nos deja sometidos a la bajeza de nuestro ser finito sino que nos trasciende y no es una trascendencia insólita o en soledad, sino compartida con otros seres que como yo – tú se reflejan y se levantan. Un acto de humanidad de encuentro – dialogo que sobrepasa la palabra para fundirse en Aquel que es la Palabra de quien hemos venido y a quien volvemos.

 

Bibliografía

Guardini, Romano. Mundo y persona: Ensayos para una teoría cristiana del hombre. Madrid: ENCUENTRO, 2000. https://books.google.com.co/books?id=UFII2vdj3fUC&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false.

López, Alfonso. Cuatro Personalistas en Busca de Sentido. Madrid: RIALP S.A., 2009. Biblioteca personal.

2 thoughts on “Ser persona

  1. Considero que brinda una nueva perspectiva y aporta mucho a mi vida ya que me permite reflexionar acerca de mi forma del ver el mundo y desarrollarme dentro del mismo .

  2. En esta publicación podemos acatar que ya nos habían explicado que el ser persona es aceptarnos tal como somo, con virtudes, defectos entre mas cosas que poseemos como ser humano.El hombre piensa, ama, quiere. Tanto el alma como el cuerpo son semejantes a todos los hombres, pero cada hombre y cada mujer son únicos y son dignos de respeto por algo mas que por tener cuerpo, por pensar mejor o peor o ya sea por otra cualidad. Lo que hace ser persona a alguien es lo mas intimo, lleno de luz y fuerza que hay en cada ser humano, la solidaridad que lleguemos a tener cada uno de nosotros, lo mucho o poco humanista que podemos ser con las personas que lo necesitan. La fuerza personal intima da a ese alma ser humana y a ese cuerpo ser el cuerpo de una persona, esa intimidad no es algo difuso sino que es un ser real, un ser que depende y participa del ser mismo DIOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website